diciembre 13, 2018

El 16 de febrero comienza la muestra Stevens Vaughn “Como tinte que fluye”

Pontificia Universidad Católica Argentina
Pabellón de las Bellas Artes

Cecilia Cavanagh
Directora

presentan la muestra

Stevens Vaughn
Como tinte que fluye 

 

Inauguración: jueves de 16 de febrero, 18.30 horas

El Pabellón de las Bellas Artes de la Pontificia Universidad Católica Argentina presenta la primera exhibición individual del artista estadounidense residente en China Stevens Vaughn, una serie de obras realizadas especialmente para esta ocasión bajo el título “Como tinte que fluye”, con la co-curaduría del italiano Massimo Scaringella y de Cecilia Cavanagh, el auspicio de la Embajada de los Estados Unidos en la Argentina y el patrocinio de Hafnia Foundation.

El silencio estaba lleno de estremecimientos, de roces, de murmullos de agua

Marguerite Yourcenar

“Un cuadro no es algo relativo a una experiencia: es una experiencia”. Pensamiento de Mark Rothko que bien podría describir el trabajo de Stevens Vaughn, artista que expresa el sentido de una esencialidad visual aparentemente confusa pero estructuralmente ligada a una visión irónica y colorida de la vida, el despliegue en un signo incontenible de una línea gestual engañosa, guiada por un ímpetu manual que revela una identidad pletórica de un expresionismo emotivo y cultural sólidamente inserto en la realidad.

Esa estructuración, o quizás mejor todavía la “ritualidad” de cada obra, está articulada como la expresión de un pensamiento no verbal, transformado en una composición orquestada hacia la revelación de la realidad, donde se consolida un ejercicio estilístico capaz de transformar el deseo en la ironía de la creatividad, en una dilatación diferida del tiempo y del espacio. Manchas, veloces coloraciones y prepotencias cromáticas contienen la definición del espacio, disputándoles a la naturaleza y a la poesía la búsqueda de soluciones formales, resueltas aquí en un uso inquietante de un elemento tan primordial como lo es el agua.

Stevens Vaughn usa siempre en su producción artística, como un ritual, la técnica del “dripping”, que no significa tirar el color en forma casual, sino al contrario, a partir de una indagación experimentada, distribuir cada gota del pigmento en un orden relativo donde la inestabilidad del soporte en su libre fluir origina figuras diversas: puede romperse en gotas, salpicar según el impacto con la superficie pero siempre de modo equilibrado o, como en algunos trabajos más recientes, el pliegue de la hoja determina la superficie cromática. A menudo no hay ni siquiera una historia para narrar, se llega directamente al interior de la imagen, guiando la técnica hacia la exigencia expresiva de la visión. En sus operaciones meditativas, el artista jamás hace concesiones al estilo o a las exigencias del espectador, sino solamente al tenaz y paciente recorrido del color, a menudo diluido con un agua que lo torna más veloz todavía sobre hojas de papel inmaculado en la esforzada aventura de alumbrar la epifanía de lo existente.

Cecilia Cavanagh

Massimo Scaringella

Co – Curadores