septiembre 21, 2018

Turkish Airlines entrenó 8.038 pilotos durante el 2016

Situado en las cercanías del Aeropuerto de Atatürk, la compañía cuenta con un centro de entrenamiento para pilotos y azafatas

Para Turkish Airlines, “La Mejor Aerolínea de Europa” por sexto año consecutivo, la seguridad de los pasajeros es una de sus principales prioridades a la hora de volar. Es por eso que la aerolínea cuenta con su propio centro de entrenamiento, el Flight Training Center (FTC) que en 2016 recibió a 40.552 tripulantes.

En este espacio de más de 15.600m2, todos los pilotos de la aerolínea se capacitan al menos dos veces por año para aprender a sobrellevar diferentes situaciones durante un vuelo. El entrenamiento del FTC, donde se capacitan pilotos de 55 nacionalidades diferentes, entre ellas alemanes, italianos, turcos, españoles y argentinos, se encuentra dentro de las Normas Internacionales de Aviación Civil. Gracias a la rigurosa preparación a la hora de volar, todos los tripulantes están capacitados para poder afrontar cualquier tipo de situación que pueda presentarse durante un vuelo, ya que nada puede perderse de vista al tratarse de seguridad.

Situado cerca del Aeropuerto Internacional Atatürk, en Estambul y hub de la compañía, el FTC cuenta con 10 simuladores, que representan cada avión de la joven flota de 333 aeronaves que tiene la aerolínea. Allí, los pilotos vivencian todo tipo de situaciones que van desde el check-in de los pasajeros, hasta prácticas de servicio a bordo y maniobras para realizar un aterrizaje forzoso en caso de emergencia o condiciones climáticas desfavorables.

Cada año los pilotos tienen que pasar un examen final y pruebas en los simuladores, donde son evaluados por un examinador de Turkish Airlines. Además, cada dos años deben realizar un examen DGR (Dangerous Good Regulations), sobre normas de peligrosidad, y para mantener a la tripulación actualizada con las últimas innovaciones. Además, deben regresar al menos dos veces al año para realizar un entrenamiento y dos demostraciones. También, cada piloto de la tripulación debe volar cuatro sesiones (de veinte horas cada una) dentro del simulador cada año para mantener el nivel de profesionalidad.

Turkish Airlines considera que la seguridad de los pasajeros es su prioridad máxima para que todos puedan disfrutar de un viaje lleno de placeres, es por eso que la aerolínea mantiene a los miembros de la tripulación constantemente entrenados.