enero 19, 2019

El Querandi renueva su propuesta gastronómica y revaloriza su histórico salón

Con una propuesta gastronómica redefinida y una armoniosa puesta en valor de su salón, la cena Tango show del centro histórico porteño busca posicionarse en la ciudad de Buenos Aires como la mejor opción de su género

Su carta renovada y reinventada, persigue exaltar el ADN argentino ofreciendo al compás del 2×4 un singular abanico de sabores, texturas y aromas: una propuesta gastronómica con verdadera identidad nacional. Sus carnes, con todo el particular sabor del horno a leña y sus frescos pescados y mariscos son los recomendados de la casa.

La adquisición de hornos JOSPER de última generación significó para El Querandí una importante inversión en competitividad gastronómica, garantizando agilidad y puntos de cocción perfectos.

Su salón, con más de 98 años historia, ha sido revalorizado poniendo en evidencia su fuerte compromiso por conservar intactas las joyas patrimoniales de la Capital Federal. Molduras, colores, imágenes representativas y la renovación de la fachada del edificio son algunos de los cuidadosos trabajos que se han llevado a cabo.

El Querandí invita a recorrer paso a paso la evolución de la nostálgica ciudad porteña de principio del siglo XX y su particular música resonante, el Tango. A través de un show cargado de toda la pasión y fuerza característica del género y, acompañando con una exquisita cena, esta tanguería propone al comensal sumergirse en un viaje en el tiempo a los rincones del floreciente Buenos Aires querido.

Esta casona busca con afán mantener vivo el espíritu de la tanguería porteña. Un cuarteto de piano, contrabajo, bandoneón y violín acompañan en vivo al maestro Aldo Falasca en el recorrido de cada paso y destreza de los eximios bailarines en escena. Comparten el escenario principal Carlos Gari, quién por años integró la orquesta de Leopoldo Federico, y Gabriel Mores, nieto de Mariano Mores. Artistas que sienten el fuego del Tango a cada compás y logran transmitir esa particular energía a su público.

Tango, gastronomía y pasión resumen en pocas palabras la esencia de este rincón de la ciudad donde todas las noches, de martes a domingo, el ritmo del 2×4 transporta a todo sus pasajeros hacia la vibrante Buenos Aires de fines del siglo XIX con sus barcos recién llegados del viejo continente y su rica variedad cultural.