septiembre 26, 2018

Recomendaciones para que los vuelos largos sean buenos viajes

Visitar otros continentes, conocer nuevas culturas y recorrer lugares recónditos es algo que la mayoría de las personas quisiera hacer, sin embargo las largas horas que se debe permanecer en el avión camino al destino, hacen que en muchos casos el viajero sienta incómodo con el inicio del viaje.

Pensando en proveer un viaje estupendo de principio a fin, Despegar comparte recomendaciones para hacer más llevaderos y confortables los vuelos largos, y llegar al destino con una sonrisa y listo para comenzar a disfrutar la estadía.

Elija la ropa adecuada para el viaje, no sólo para el destino. Un error habitual cuando se viaja hacia clima cálido es ir con el look “playero” desde el momento de abordar. Sin embargo, el intenso aire acondicionado, las posibles escalas y los eventuales cambios de avión que deban realizarse hacen que sea conveniente llevar ropa cómoda y un abrigo liviano.

Equipaje de mano que brinde comodidad. Deje los cuatro pares de zapatillas y los tres jeans para el equipaje que va a despachar. La oportunidad de llevar consigo parte de sus pertenencias es algo que no puede desaprovechar y debe usarse para cosas que le brinden comodidad durante las largas horas de recorrido. Resulta una excelente idea llevar sus propios elementos, como manta, almohada, útiles de aseo, tablet y celular con suficiente carga. Sin embargo no exagere, recuerde que en caso de escala puede tener que desplazarse largas distancias, así que el equipaje también debe ser compacto, cómodo y sobre todo portátil.

Coma bien… hidrátese mejor. En los viajes largos es ideal ingerir comidas pequeñas y suaves, pues nada peor que presentar pesadez o problemas digestivos durante el vuelo. Por otro lado, la hidratación toma un papel fundamental ya que el aire acondicionado tiende a ser muy seco. Consuma agua permanentemente y lleve consigo crema hidratante, pero en envase pequeño para no tener inconvenientes en el momento de abordar.

Escoja su silla estratégicamente. Una buena ubicación durante viajes largos le permitirá hacer pausas activas y contar con mayor espacio para estirar las piernas. Por eso es ideal escoger la silla del pasillo ya que podrá hacer pequeñas caminatas o simplemente dirigirse al baño, sin tener que incomodar a nadie. Adicionalmente, algunas aerolíneas ofrecen filas con mayor espacio para los pies; esté atento al momento de adquirir su ticket y busque esos puestos privilegiados.

Lleve su propio entretenimiento. Aunque la mayoría de vuelos internacionales cuentan con entretenimiento a bordo, nada se compara con el que usted mismo puede escoger. Su música favorita, la película que tenía pendiente por ver, o un buen libro para acompañar el silencio del avión es la mejor forma de procurarse calidad en el viaje y hacer que las horas parezcan pasar más rápidamente.

Las escalas también hacen parte del viaje. Muchos blogueros y expertos viajeros cuentan con su propio RANKING de aeropuertos ideales para hacer paradas largas, ya que algunos son verdaderas joyas de la arquitectura moderna que vale la pena recorrer. Una escala es también la excusa perfecta para degustar la gastronomía local y conocer un poco más de ese lugar donde estará por contadas horas.